Elevación

El envejecimiento, la pérdida de peso o tras los embarazos y lactancias pueden hacer que el pecho caiga o se vea más flácido. La finalidad de la pexia mamaria es recolocarlo y devolverle una mejor forma y firmeza.

¿EN QUÉ CONSISTE LA INTERVENCIÓN?

Según los deseos de la paciente y las características de la mama existen diversas formas de elevación.

La elevación puede conseguirse con la colocación de prótesis o sin ellas, en función del tamaño de pecho que se quiera. Por lo general, cuanto menos caída esté la mama y más volumen se desee, menos cicatrices tendremos que hacer. Así, la cicatriz puede ser sólo alrededor de la areola o teniendo que añadir otra cicatriz en forma de T invertida, como tras una reducción mamaria. Las suturas se hacen por dentro de la piel para intentar disimularlas lo máximo posible.

La cirugía se hace bajo anestesia general y la duración es variable según el procedimiento que haya que realizar. Requiere de una noche de ingreso.

RECUPERACIÓN Y POSTOPERATORIO

Colocaremos un sujetador especial tras la cirugía. La recuperación suele ser rápida. Según la utilización de prótesis o no variarán las indicaciones postoperatorias.