Ginecomastia

Se denomina al desarrollo anormal de tejido mamario (grasa y/o glándula) en el hombre. Puede afectar a una o a las dos mamas de forma similar o diferente.

Existen etapas en la vida del varón con mayor predisposición a la ginecomastia tales como la adolescencia y el envejecimiento. Algunas enfermedades, medicamentos o alteraciones hormonales también pueden producirla. Hay ocasiones sin embargo en las que se desconoce su causa.

Si no desaparece de manera espontánea o provoca malestar, puede precisar extirpación quirúrgica.

¿EN QUÉ CONSISTE LA INTERVENCIÓN?

Dependiendo de si el tejido acumulado en la mama corresponde mayoritariamente a grasa o a glándula, haremos una técnica u otra. En el primer caso una liposucción de las mamas puede ser suficiente, sin apenas cicatrices. Si también existe tejido glandular, asociaremos una extirpación del mismo mediante una cicatriz mínima en la zona inferior del borde de las areolas. Si existiera mucha piel sobrante habría que realizar otro tipo de cicatrices.

Es una intervención quirúrgica que hacemos bajo anestesia general, dura aproximadamente hora y media, y suele precisar una noche de ingreso hospitalario.

RECUPERACIÓN Y POSTOPERATORIO

Tras la cirugía tendrás que llevar una camiseta de presoterapia durante el primer mes. Puedes sentir molestias en la zona tratada durante la primera semana, que se controlan con los analgésicos habituales. Deberás esperar unas semanas para realizar ejercicio físico intenso.

Es normal la inflamación durante las primeras semanas. Tras las mismas, quedará un tórax plano y bien contorneado.