Bótox (Toxina Botulínica)

Actualmente es uno de los tratamientos de medicina estética que más se realizan a escala mundial.

Se trata de una sustancia (neurotoxina) con capacidad de producir parálisis muscular. Esta propiedad puede utilizarse con múltiples fines:

  • Para el tratamiento de arrugas de expresión: es el uso más clásico de la toxina botulínica. Patas de gallo, arrugas en la frente o en el entrecejo pueden producir un aspecto de cansancio, enfado o envejecimiento. Con la infiltración conseguimos atenuarlas, dando a la cara una expresión más descansada o juvenil.
  • Como tratamiento preventivo: es un tratamiento que se realiza en pacientes más jóvenes, en las que buscamos evitar que se formen arrugas de expresión. Está indicado en personas que tienden a la gesticulación excesiva de forma natural o porque hacen mucho deporte, están muy expuestos a la luz solar, o tienen por ejemplo ojos claros.
  • Potenciador de la belleza: la toxina botulínica puede utilizarse para potenciar rasgos como la mirada, elevando por ejemplo un poco la cola de la ceja, que es característico de la ceja joven femenina.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Una valoración detallada de cada paciente es esencial para el éxito del tratamiento, ya que éste se aplica de forma personalizada.

En la consulta exploraremos la región facial de cada paciente en reposo y con el movimiento, las posibles asimetrías y el efecto que se puede alcanzar con la toxina botulínica.

El tratamiento se hace con infiltraciones con aguja fina en las zonas que tratamos. No suele ser doloroso, aunque sí puede ocasionar ligeras molestias que se atenúan aplicando una crema anestésica previamente.

Las zonas tratadas pueden presentar un pequeño enrojecimiento , que desaparecerá en unos minutos. El efecto comenzará a objetivarse a lo largo de la primera semana.

Tras la consulta podrás realizar vida normal, evitando el calor extremo o el ejercicio físico intenso durante las primeras horas. Se te darán todas las instrucciones de forma detallada.

Haremos una revisión en aproximadamente 10 días para valorar resultados y ver si es preciso algún retoque.